Seguinos en las redes sociales!
El lector Mauricio López comparte, a partir de una experiencia vivida en la cumbre del Cerro Otto, una reflexión sobre los perros, y su "trabajo" en Bariloche.
20/07/2012

¿Quién regula el "trabajo" de los perros San Bernardo en Bariloche?

Ciudadanos barilochenses. Me he tomado el atrevimiento de escribir esta nota por el siguiente motivo: en el día de la fecha, 19 de Julio de 2012, decidí subir hasta la confitería giratoria del Cerro Otto por el sendero que parte desde la altura del teleférico en el kilómetro 5, Barrio Melipal, con una cachorra tamaño grande de aproximadamente 6 meses de edad, obviamente con collar, collar de ahorque y correa de paseo. Llegamos a la confitería alrededor de las 11:30 am y no encontrábamos un lugar para acceder a la zona del mirador que posee el complejo al lado de la confitería, pero un señor que trabaja ahí muy amablemente me dijo que tuviera cuidado de no caerme y me indicó por dónde subir al mirador; una vez arriba, los dos descansamos y en ningún momento solté a la cachorra para que anduviera suelta por el lugar ya que se encontraban bastantes turistas y lo que menos quería era molestar a los demás. En eso veo un perro enorme raza San Bernardo que se dirige hacia nosotros corriendo y gruñendo, SUELTO Y SIN COLLAR NI CORREA, me vi en la obligación de interponerme entre él perro y la cachorra para que este no le hiciera daño, cuando en eso se acercan dos hombres, uno de ellos con una cámara fotográfica, y me hacen saber que no me preocupe porque el perro no hacía nada, pero intentó dos veces más abalanzarse sobre la cachorra, obviamente sin buenas intenciones. Es por esto, que les digo a estas dos personas que porque no agarraban a su perro y lo sostenían con una correa o del collar, y en eso uno de ellos me dice que me retirara del lugar porque no se permitía andar con perros y fue en ese momento cuando tuvimos una fuerte discusión porque él me aseguraba que el perro no era agresivo, que se había criado ahí, que nunca le hizo nada a nadie y que por eso estaba suelto. Pero fue mi gran sorpresa cuando este sujeto me dice que el perro andaba suelto porque ellos estaban “TRABAJANDO”, a lo que yo le respondo que con mayor razón debería andar con collar y correa. Pero sin nada más que alegarme esta persona me amenazó que si no me retiraba “se iba a armar la podrida” y me decía constantemente que me callara. 

Ahora yo me hago un par de preguntas: acaso las instalaciones de dicho complejo no están dentro del ejido municipal y debido a ello estas personas con su perro deberían estar cumpliendo la clara ordenanza sobre tenencia responsable de canes que indica que debería andar con collar y correa de paseo? Por más que estuvieran “trabajando”? Muchas veces he visto a esta gente “trabajando” en el centro cívico con dichos canes sueltos. Acaso ellos tienen coronita en nuestra ciudad y por eso NO SON DUEÑOS RESPONSABLES? Especialmente estos dos individuos que trabajan en la confitería del Cerro Otto? Creo yo que estas personas son simples ciudadanos como todos nosotros y el Municipio de Bariloche debería exigirles mínimamente cumplir con las normas básicas para andar con sus perros en la calle, lugares con mucha gente o dónde anden personas RESPONSABLES con sus perros, como anduve yo esta mañana en el complejo del Cerro Otto.

Dejar un comentario