Seguinos en las redes sociales!
En la temporada estival se nos abre la posibilidad de disfrutar de muchos entornos naturales que nos exigen responsabilidad y atención. Evitar incendios, hacernos cargo de nuestras sobras, no dañar, son puntos esenciales y muy fáciles de cumplir.
Disfrutar de la naturaleza con responsabilidad
06/01/2019

Disfrutar de la naturaleza con responsabilidad

Disfrutar del sol, la playa, los bosques y montañas pero de forma ecológica y consciente. El tener acceso a tantos encantos naturales que propone Bariloche nos debe transformar en personas comprometidas con el entorno.

En los últimos días de viralizó una foto de una familia de turistas que en San Martin de los Andes dejaron escrito su apellido con aerosol: “Flia Fortini 3/1/19”. Dejaron su absurda y sucia huella en una de las rocas de un mirador del Parque Nacional Lanín. No es ninguna novedad. Pero a esta altura este tipo de actitudes no deben existir más. Es falta de educación, es ignoracia y es estupidez. El impacto ambiental que generamos al visitar espacios naturales, si nos comportamos como la familia Fortini, puede ser muy grave.

Estar atentos a las indicaciones y a las normas del espacio natural es algo esencial. Los espacios naturales protegidos suelen contar con señalizaciones y normas de uso que hay que tener en cuenta para evitar dañarlos. Conviene leerlos con atención y, si es posible, informarse antes de sus particularidades. Por ejemplo, la entrada a algunos de estos espacios está restringida a unos pocos usuarios que tienen que registrarse con anterioridad.

Los riesgos de incendios en esta época son altos y nuestra negligencia puede provocar grandes desastres como los incendios forestales que se originan por una colilla de cigarrillo o un fogón mal apagado. Desde el área de Parques Nacionales Nahuel Huapi recomiendan como medidas de prevención los siguientes puntos:

-Haga fuego solo en los lugares habilitados y siempre con personas en el lugar.

-Si observa una columna de humo de aviso a las autoridades más proximas.

-No utilice pirotecnia, en pocos minutos puede consumir un bosque de cientos de años.

-El único elemento que apaga bien el fuego es el agua utilicelo siempre.

-Si fuma, apague bien el cigarrillo y llevese el filtro, es altamente contaminante.

-Si usted vive en bariloche, cuanto más despejado y limpio se encuentren su casa y entorno, menor peligro de incendios tendrán.

-En caso de detectar un árbol en contacto con las líneas de tensión, comuníquelo urgentemente a la guardia de la Cooperativa de Electricidad de Bariloche.

Está claro que “los incendios forestales solo se evitan con prevención”.

Otro factor importante es el de la basura. Es inevitable generarla. Pero debemos tener bien en claro que son nuestras sobras y somos nosotros los que debemos hacernos cargos de las mismas. Debemos llevar bolsas para recoger los desperdicios y dejar los lugares tal como los encontramos, incluso mejor. En este sentido sería vital y necesario separar los desperdicios por materiales y reciclar. Pero lamentablemente todavía nos falta mucho para esto. Las bolsas de plástico tardan 200 años en degradarse, ¡No obliguemos a la naturaleza a hacer un esfuerzo innecesario!

Respeto es la actitud necesaria. El bosque está lleno de habitantes, tanto animales como vegetales, que viven allí y ahí deben quedarse. No sucumbas a la tentación de llevarte algo de allí. Su hogar no es tu casa ni tu auto. Debemos respetar su libertad. Esto pasa con frecuencia con las plantas o flores. Procuremos no arrancarlas. Debemos cuidar a la fauna y flora del lugar.

Son algunos de los tantos aspectos a tener en cuenta. Todavía vivímos en este paraíso llamado San Carlos de Bariloche, disfrutarlo con consciencia debería ser nuestra actitud cotidiana

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me interesa
    100%
  • No me interesa
    0%
  • Me indigna
    0%

Presentan “La vida y la tierra”, una serie web sobre la importancia de la biodiversidad

El lanzamiento será el próximo miércoles en la Sede Andina de la UNRN. Trata sobre el impacto ambiental negativo que tienen ciertas formas convencionales de agricultura y ganadería, llevando a una dramática reducción de la biodiversidad en el mundo.