miércoles 17 de abril de 2024
4.5ºc Bariloche

Cultivar cannabis en climas fríos: los mejores consejos para una cosecha exitosa

Cultivar cannabis en climas fríos: los mejores consejos para una cosecha exitosa
sábado 13 de enero de 2024

¿Vivís en una zona con un clima frío? Si no sos lo suficientemente afortunado para vivir en áreas naturalmente favorables para cultivar al aire libre, no te desanimes, de todas formas podés hacerlo. El cannabis es súper adaptable, solo necesitás encontrar la variedad justa para que tu cultivo sea un éxito.

La marihuana es capaz de desarrollarse en un plazo de tiempo breve, pero para ello se necesita una genética adecuada. ¿Es decir semillas de cannabis con superpoderes anti heladas? No, pero es válido el pensamiento. Los criadores modernos han creado híbridos con unas fases de floración ultrarrápidas y un crecimiento vigoroso, por lo que son perfectos para cultivadores de climas fríos.

A continuación vas a encontrar los mejores consejos para que tus plantas, a pesar de las bajas temperaturas y los condiciones adversas, sean perfectas.

Cultivo al aire libre en climas fríos

La decisión ya está tomada. Cultivar al aire libre es un hecho. Entonces es importante empezar a entender a qué nos enfrentamos y cómo resolver cada etapa.

Paso 1: elegir la ubicación

El primer obstáculo es seleccionar el espacio de cultivo correcto. Tus plantas están a merced de la luz que reciben de los ciclos solares. Para elegir la mejor ubicación, tenés que entender las proporciones apropiadas de luz y oscuridad durante las diferentes etapas de crecimiento.

Claro, el clima siempre presentará su propio conjunto de dificultades. Asegurate de tener un plan de acción para proteger a tus plantas del clima severo.

A pesar de los obstáculos, cultivar cannabis al aire libre es una experiencia extremadamente gratificante. Muchos cultivadores profesionales insisten con que la marihuana cultivada al aire libre tiene aromas más fuertes y sabores mejor desarrollados, y garantiza un mejor efecto al consumirla.

Paso 2: elegir la cepa correcta

Buscá cepas etiquetadas con la designación de Fresca/Fría. Estas son especialmente diseñadas para cultivos al aire libre. Son capaces de florecer inclusive en las condiciones más extremas.

Elegí cepas índicas sobre las cepas sativas. Las sativas son normalmente producidas con genéticas tropicales y requieren de climas más calientes. Las cepas producidas con genes de Afganistán, Países Bajos, Canadá y el Himalaya se desempeñan bien en climas fríos.

Los reproductores han creado una enorme variedad de semillas de marihuana de autoflorecimiento que tienen un buen desempeño. Son populares para operaciones de cultivo con instalaciones al aire libre porque su maduración no está inhibida por la duración del día.

Paso 3: mantené una temperatura consistente

Los cambios en la temperatura de día hasta la noche pueden ser drásticos en climas fríos. Mantener una temperatura consistente puede hacer la diferencia entre internodos muy espaciados y nodos compactos y robustos.

Mantén las fluctuaciones de temperatura al mínimo. Intenta que no haya una diferencia de temperatura mayor a 2-4 C. Esto es más importante durante la segunda y tercera semana del periodo de florecimiento.

Después de la tercera semana, está bien permitir que incremente las variedades en la temperatura, pero aun así tiene que ser vigilada. Intentá que no haya cambios de temperatura mayores a 10 C durante el resto del periodo de florecimiento.

La temperatura es el elemento más crítico al cultivar marihuana. Impacta en el tamaño, la calidad, la  producción, velocidad de crecimiento y salud general de tus plantas de cannabis.

Paso 4: controlá la humedad

Como regla, el aire caliente retiene más agua, lo cual significa una mayor humedad. El aire frío es a menudo referido como “seco” porque no retiene tanta agua. El aire frío normalmente tiene baja humedad.

La Humedad Relativa para mantener el mejor ambiente de cultivo varía según la etapa de la planta. Para las plantas más jóvenes, durante la etapa vegetativa, la recomendación es mantener los niveles de humedad entre 40 y 60%.

Paso 5: prestá atención a los nutrientes

Todas las plantas de cannabis necesitan nutrientes para crecer saludablemente y garantizar buenas producciones.

En áreas donde el aire tiende a ser seco las raíces compensarán por la falta de humedad en el aire al beber más.

Ahora, más consumo de agua a través de las raíces también significa que las raíces están absorbiendo más nutrientes del suelo. Si los niveles de nutrientes se ponen demasiados altos, las puntas de las hojas lucirán quemadas o todas las hojas se pondrán amarillas.

Y al contrario, cuando las raíces están demasiado frías, básicamente se contraen y no permiten la ingesta óptima de nutrientes. 

Paso 6: vigilá la salud de las raíces

Si estás cultivando al aire libre en climas más fríos, es muy probable que estés utilizando una cepa resistente para espacios exteriores. Pero sigue siendo importante estar consciente de las temperaturas del suelo que rodea las raíces de tu planta.

La condición externa ideal es un área donde las plantas tienen un contacto directo con la luz del sol durante todo el ciclo de luz. Esto asegura que la tierra sea calentada a lo largo del día, permitiéndole al suelo retener el calor del sol. La caída de temperatura de noche no es tan drástica alrededor de las raíces.

Este punto es muy importante ya que las raíces frías sufrirán la ralentización del crecimiento de las plantas e inclusive tendrán enfermedades. 

Paso 7: elegí la iluminación correcta

En años recientes, la tendencia de las lámparas de cultivo ha cambiado al uso de luces LED. Estas luces son geniales por su eficiencia energética y la reducción de costos en calefacción. El problema yace en el bajo voltaje emitido.

Cuando la temperatura cae, es posible que las luces LED no sean suficientes para generar el calor necesario para las condiciones de cultivo adecuadas. En este punto, tus plantas de cannabis sufrirán si no las compensas. Intentá añadir un poco de iluminación HID.

Al cultivar al aire libre en climas fríos, tené en cuenta que la nubosidad y los días lluviosos también significan menos luz para los ciclos de cultivo.

Con estos consejos, ya no tenés por qué tener miedo a plantar al aire libre en climas fríos. Quizás son muchos factores a tener en cuenta, pero una vez que les agarres la mano vas a ver que no es complejo y, lo mejor de todo, que tendrás resultados increíbles.

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias