Seguinos en las redes sociales!
Política
Pablo Chamatrópulos, ex jefe de Gabinete municipal, habló con Bariloche Opina sobre las motivaciones de su salida de la gestión encabezada por el intendente Gustavo Gennuso, y de las proyecciones para su futuro político en la ciudad.
Tras su salida de la gestión, Chamatrópulos proyecta su futuro en Bariloche
05/12/2017
Política

Tras su salida de la gestión, Chamatrópulos proyecta su futuro en Bariloche

Pablo Chamatrópulos, ex jefe de Gabinete municipal, habló con Bariloche Opina sobre las motivaciones de su salida de la gestión encabezada por el intendente Gustavo Gennuso, y de las proyecciones para su futuro político en la ciudad. Reconoció que se encuentra armando un equipo de trabajo.

¿Porqué el intendente lo mantiene a su lado pese a una presión fuerte de distintos sectores en los últimos tiempos?

Hoy existe la consideración, el afecto y la confianza mutua. Pero decidí concluir la gestión institucional junto al intendente. Estoy agradecido de la oportunidad que me dio y entiendo que por todo el tiempo que recibió presiones actuó como corresponte a un líder político. Manteniendo su decisión en términos de lo que cree conveniente y no por lo que los demás pretendieron de él.

¿Qué lo une a Gennuso?

Me unen objetivos comunes, amistad, el deseo por un Bariloche mejor, con crecimiento e integración social, conectividad, y además, un compromiso personal porque fue quien me convocó a esta ciudad. Somos dos personas de bien que honramos ese compromiso.

¿Usted podría hacer una evaluación de su gestión como jefe de Gabinete?

Le corresponde al intendente decir cuál es la evaluación. Hemos logrado el ordenamiento en la vía pública, el mejoramiento en las veredas, la campaña por los perros sueltos, el esfuerzo para tener más compañías aéreas. Pero no puedo autoevaluarme.

¿Qué va a hacer desde ahora en más?

Me quedo en Bariloche. Es una primera etapa de análisis, de escucha, de consulta, buscando hacer una evaluación de lo que hice bien o mal, lo que hay que cambiar; siempre escuchando a los vecinos y todos los sectores.

¿Entonces, sigue trabajando junto a Gustavo Gennuso?

No estoy en la gestión. Hoy acabo de cumplir una etapa y más adelante veremos. Todavía no es momento de procesar ambiciones personales o de mi equipo. No es momento de pensar en un objetivo político, sino de cómo está la ciudad, qué necesita y qué puedo hacer por ella.

Me parece que llega el momento de discutir, de pensar y trabajar por un Bariloche que deje de verse negativamente a si mismo. No someter al intendente a la discusión de una baldosa, o de nombres propios, sino de políticas públicas.

Usted mencionó un equipo...

Integré un equipo y hay un viejo refrán que dice "Un hombre solo es solo un hombre". Bariloche tiene muchos recursos humanos. Tiene potencialidad. Estoy charlando con mucha gente y escuchando pero no pienso en nada partidario.

¿Su salida del Gabinete se precipitó por algunas decisiones de último momento?

Soy un hombre de gestión y me gusta mucho trabajar. Me hubiese quedado, en otras condiciones y en otro marco. Estoy conforme con los proyectos y los temas que se estaban desarrollando. Me hubiese gustado seguir trabajándolos.

Pero cualquier aporte que le hubiese podido hacer al intendente en esta situación le hubiese traído una gran complejidad.

Mi salida tiene que ver más con un uso y costumbre local de discusión de nombres, de la novela, de qué piensa uno de otro.

¿Y con alguna cuestión interna en el partido?

Los concejales lo dijeron públicamente. A ellos no les gustaba la forma, el liderazgo. Pero eso no es una discusión política de alto vuelo. Por ejemplo, a veces hay opiniones de comerciantes que son legítimas pero que son en contra de su sector.

Cuando empecé el proceso con los feriantes, los concejales no creyeron al punto que no sancionaron la Ordenanza de la feria multipunto. No creyó en general la comunidad, pero menos los protagonistas. Cuando tuvimos que pedirle a los feriantes que se desplacen de Onelli sobre el predio, que generó mucha tensión, hubo un gran disgusto pero hoy están todos más conformes.

Los intereses de la ciudad son estratégicos. Hay veces que son opiniones de algunos actores individuales que pueden representar corporativamente a algún sector, pero que no le conviene a la ciudad.

¿Cuáles serían dos las obras que cambiarían definitivamente la ciudad?

Una son las calles y los accesos. No es posible convivir con una ciudad que tiene el 80 por ciento de calles de tierra. Hay que mejorar el acceso desde el Este. Construir una forma alternativa de ir al Llao Llao con dos manos de ida y dos de vuelta.

Otra es la conectividad. No puede ser que el nivel de comunicaciones sea inferior al del conurbano bonaerense, siendo que vendemos satelites que van alrededor del mundo. Cuando todo el mundo tiene mejor acceso a las redes, mejora su calidad de vida.

Pero si peleamos por el sentido una calle; si va a ser peatonal o vehicular, o el nombre de un funcionario, se pierde la oportunidad de discutir temas trascendentes. Estas son decisiones estratégicas en la cual todos los barilochenses tenemos que estar de acuerdo. (Bariloche Opina)

 

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Estoy de acuerdo
    43%
  • No comparto esta opinión
    29%
  • Coincido en parte
    29%
Dejar un comentario
Recibí las noticias en tu email
Suscribite al newsletter de Bariloche Opina y recibí todas las novedades en tu correo electrónico.