Seguinos en las redes sociales!
Sociedad
01/06/2021
Docentes en Movimiento

Carta de docentes luego del inicio de las clases presenciales

Desde el grupo Docentes en Movimiento, hicieron pública una carta para mostrar la situación actual que deben enfrentar luego de inicio de las clases presenciales en Bariloche. A continuación el escrito textual:

Nuestra ciudad está atravesando una grave situación sanitaria y social. Preocupa la ocupación de camas de terapia intensiva, el creciente número de personas fallecidas, el desborde de los hospitales y el enorme faltante de vacunas.

Hace un mes, el gobierno provincial tomó la decisión de aplicar mayores restricciones frente al aumento de casos de cóvid-19, incluso determinó la suspensión de la presencialidad de las escuelas de nuestra ciudad. Luego continuó la decisión, cuando la gobernadora adhirió al DNU del gobierno nacional.

Hoy, lunes 31/5 determinó la vuelta a la presencialidad del nivel inicial, primario y educación Especial. Toman definiciones, pero no garantizan las condiciones, ni tampoco consultan a la comunidad educativa que somos quienes ponemos el cuerpo a cada decisión del gobierno.

Docentes y trabajadores de la educación venimos haciendo frente a la virtualidad hace más de un año. Nuestro lugar es el aula y la escuela y allí queremos estar. La escuela es un lugar de encuentro, de contención, de conversación y de aprendizaje. Sin embargo, nos preocupa el desborde sanitario. Queremos volver a la escuela, pero queremos hacerlo cuando estén garantizadas las condiciones que permitan no poner en riesgo nuestra salud y la salud de nuestras familias y estudiantes.

Mientras tanto, docentes y familias de nuestras escuelas, somos quienes sostenemos la virtualidad. Pagamos de nuestros bolsillos para tener internet, computadora o celular que nos permita no perder el contacto con nuestros estudiantes. Hace más de un año, estudiantes de Bariloche y de todo el país buscan sostener un vínculo con la escuela. Duplicaron o triplicaron sus gastos en datos móviles, piden permiso a vecinos o familiares para usar y compartir internet, debieron pedir dinero o sacar en cuotas celulares para lograr mantenerse en contacto con la escuela.

La continuidad pedagógica es una constante pelea de docentes, estudiantes y sus familias; un enorme esfuerzo de nuestros recursos y tiempo en pos de garantizar la enseñanza y aprender. El gran debate de fondo que debemos hacer no es presencialidad o virtualidad sin más; sino cómo poder garantizar las condiciones que permitan desarrollar una continuidad pedagógica según el contextoepidemiológico: vacunación masiva y cumplimiento de nuevos protocolos para volver a la escuela; dispositivos y conectividad para la virtualidad.

Esta grave situación es completa responsabilidad del gobierno nacional y también del gobierno provincial que disponen la virtualidad o la presencialidad, pero NO las garantizan. Hoy el deber de mantener las clases virtuales, recae enteramente en lxs trabajadores de la educación y de cada familia de las escuelas. Ante la modalidad presencial, los gobiernos no garantizan el desarrollo y cumplimiento de un protocolo seguro y acorde a los nuevos conocimientos científicos, ni tampoco un transporte que brinde seguridad en la circulación de toda la comunidad educativa.

A su vez, como docentes sabemos que miles de familias se quedaron sin trabajo o se les recortó el sueldo. Conocemos la realidad que se vive en los barrios, donde la pobreza llega al 50% y no hay plata para la cena o el almuerzo. Sabemos que muchos estudiantes se desvincularon de la escuela porque tuvieron que salir a trabajar o simplemente porque sus urgencias son otras.

“Profe, no pude hacer la tarea todavía porque hace unos días estoy changueando con mi papá”. “Seño, no mandé a mi nena a la escuela porque no tenía nada para comer y preferí dejarla durmiendo".

Como docentes estamos inmensamente preocupados por la grave crisis social que atravesamos como sociedad y que sufren muchos de nuestros estudiantes. Es por eso que también exigimos que se refuerce la entrega de módulos de alimentos y refrigerios y la ayuda a través de becas para cada estudiante que lo necesite.

La gravedad de la situación sanitaria y social requiere que los trabajadores de la educación y las familias de las escuelas pensemos y exijamos en común las garantías para gozar plenamente del derecho a la educación.

Docentes en Movimiento

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me interesa
    100%
  • No me interesa
    0%
  • Me indigna
    0%
Dejar un comentario