domingo 3 de julio de 2022
0.9ºc Bariloche

CRIMEN EN EL SUPERMERCADO

Imputaron a Buchaillot por homicidio simple y tenencia ilegal de armas

Imputaron a Buchaillot por homicidio simple y tenencia ilegal de armas
lunes 09 de mayo de 2022

Este lunes se llevó a cabo la auciencia de formulación de cargos contra Mauricio Buchaillot, imputado por el crimen de Brian Quinchagual en el estacionamiento del supermercado del 4.400. Fue acusado por homicidio simple y tenencia ilegal de armas.

La auciencia de formulación fue encabezada por la fiscal jefa Betiana Cendón y el fiscal César Lanfranchi quienes formalizaron la acusación contra Mauricio Rodolfo Buchaillot (55).

De esta manera, según la acusación fiscal, el ahora imputado es autor de los dos puntazos, en el cuello y en el pecho, que provocaron la muerte del joven Brian de 23 años, luego de una discusión que comenzó dentro del local de La Anónima.

Delante del juez de Garantías Juan Martín Arroyo, ambos fiscales pidieron un plazo de investigación de cuatro meses y la prisión preventiva de Buchaillot por el mismo plazo.

Según explicaron los representantes del Ministerio Público Fiscal, el hecho ocurrió el sábado en horas del mediodía y ante la presencia de varios testigos.

Todo se inició a las 13.10 en el interior del supermercado. Allí Buchaillot se trenzó en una fuerte discusión con la víctima, y con el suegro del joven, a quien acusó de adelantarse en la línea de cajas.

El detalle que aportó Lanfranchi dio a conocer que Buchaillot no fue el único que participó del acalorado reclamo, sino que otras personas también se quejaron del accionar de Quinchagual.

Para apaciguar el momento, el personal del comercio decidió retirar al joven hacia la zona del estacionamiento, dejando en el interior al otro hombre pagando por sus cosas y al acusado en otra caja.

Mientras el joven esperaba por su suegro en el playón, Buchaillot se dispuso a salir del supermercado y fue advertido por el personal de seguridad acerca de la presencia de Quinchagual en las afueras.

En ese momento se le habría recomendado que esperara dentro del local, pero el hombre habría mostrado un cuchillo que tenía en la cintura para luego asegurar que él "se arreglaba solo".

Testigos dijeron que el hombre se dirigió hasta el auto en el que esperaba la víctima y que, tras quitarse la campera y dejar las compras en el suelo, lo atacó mediante golpes de puño.

Acto seguido, se inició una pelea hasta que el acusado sacó un cuchillo que llevaba entre su ropa, lo empuñó con su mano derecha y le asestó dos puntazos: uno en el cuello y otro en la zona de la clavícula logrando perforar el pulmón izquierdo. Esto le provocó la muerte inmediata a Quinchagual por "shock hipovolémico".

Lanfranchi describió que luego, Buchaillot escapó por las escaleras del supermercado para subirse a su vehículo, un Volkswagen Gol que había dejado en la calle Tupungato, y luego huyó a gran velocidad por la calle Los Pinos, en dirección al lago Nahuel Huapi. Los investigadores estiman que, en ese tramo, el hombre arrojó el cuchillo que usó durante la pelea.

Recién dos horas más tarde, mientras el Gabinete de Criminalística trabajaba en la escena del crimen, el atacante se presentó junto a un vecino en la sede de la Comisaría 27 y se entregó como responsable del brutal asesinato ocurrido a pocos kilómetros de ese lugar.

Cendón por su parte hizo especial énfasis sobre el hecho ocurrido en un supermercado de un barrio muy poblado y en un horario de alta concurrencia al lugar. Para ella, la actitud del hombre al escapar de la escena para resguardarse en su casa es motivo suficiente para ordenar su detención inmediata durante el periodo que dure la investigación.

Dijo que resultó clave la conducta temeraria del acusado y el temor expresado por los trabajadores del comercio y especialmente por el suegro del joven que presenció el violento ataque y que está siendo asistido por la Oficina de Atención a la Víctima (Ofavi).

La fiscal reveló además que los testimonios de los vecinos muestran que le temían a Buchaillot y hasta advirtieron a los oficiales de tener especial cuidado durante el allanamiento porque se sabía que el hombre tenía “muchas armas de fuego”.

La Defensa solo pidió que el juez tuviera en cuenta el lugar de alojamiento del hombre "por cuestiones de seguridad" y ante la situación consternación social que ocasionó el asesinato de Quinchagual.

Finalmente, Arroyo no solo formuló cargos por homicidio simple y tenencia ilegal de armas sino que ordenó su detención en el lugar donde el Servicio Penitenciario considere apropiado para evitar peleas con otros internos.

(Bariloche Opina)

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias