miércoles 10 de agosto de 2022
7.5ºc Bariloche

EL CINE SEGÚN SÁNCHEZ

“El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas”: Un dispositivo para mantener la memoria activa

“El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas”: Un dispositivo para mantener la memoria activa
domingo 22 de mayo de 2022

Esta semana se estrenó en Netflix, un documental anunciado y esperado, en parte por ser el primero que trata sobre el crimen del reportero gráfico José Luis Cabezas que sucedió en el verano de 1997 y, en parte por ser una creación de la productora Vanesa Ragone y el director Alejandro Hartmann, quienes estuvieron detrás de la serie documental “Carmel: ¿quién mató a María Marta?”, disponible en la misma plataforma. 

Escuchá todo en este link:

En este caso, el documental se centra en un crimen que no solo fue aberrante, sino que también ayudó a sacar a la luz hechos de corrupción entre el gobierno de Carlos Menem y el empresario Alfredo Yabrán. 

El relato parte del asesinato sucedido ese 25 de enero en el balneario de Pinamar, así como las últimas horas conocidas de Cabezas, para luego pasar a mostrar el entramado de corrupción entre funcionarios y empresarios, así como el mapa de enfrentamiento entre el gobierno nacional de Carlos Menem, el provincial de Eduardo Duhalde y la intervención de Domingo Cavallo, en relación a este hecho. Hartmann muestra las dos líneas posibles con las que se especulaba en aquel momento; por un parte el involucramiento de Alfredo Yabrán debido a la foto de tapa que había logrado Cabezas, sacando a la luz el rostro de un hombre protegido y dueño del poder real en la Argentina y, por otra parte, la línea de la policía bonaerense, a cargo de Eduardo Duhalde, que también había tenido su tapa en la revista Noticias bajo el título de “Maldita Policía”. 

En esta narración, el documental se explaya sobre el clima de época, ese en el que abundaban las demostraciones de frivolidad a cargo de los políticos, disfrutando de fiestas y privilegios mientras en el país se gestaba una de las crisis económicas y sociales más graves de las últimas décadas. 

Finalmente, la historia se enfoca en la investigación judicial que llevó a la condena de los autores materiales del crimen, así como el acorralamiento de Yabrán, a medida que avanzaba su imputación. 

Si bien la película cuenta con los mismos puntos positivos que la serie documental “Carmel: ¿Quién mató a María Marta?”, como es el trabajo de archivo, el tratamiento sin morbo de un crimen aberrante y la prolijidad en el relato para que cualquier persona pueda comprenderlo, es inevitable notar que falta la voz actualizada de la familia de Cabezas, quienes decidieron no participar del mismo al no llegar a un acuerdo con la productora para poder ver el corte final antes del estreno. No obstante, el material mostrado es abundante y el tono general del documental respeta el hecho de no mostrar a Cabezas como un héroe, de acuerdo con el deseo de sus colegas y familiares, sino como un trabajador y su crimen como una muestra de la injusticia y corrupción de un momento muy marcado de nuestro país.

“El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas” es accesible para el público más joven que no conoce la historia en profundidad, así como para quienes la vivimos de cerca pero no recordamos ciertos detalles. Un documental para mantener la memoria colectiva activa en un hecho que aún hoy tiene una herida abierta en la sociedad.

Temas de esta nota

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias