miércoles 10 de agosto de 2022
7.5ºc Bariloche

EL CINE SEGÚN SÁNCHEZ

Películas para reflexionar en el día de la donación de órganos

Películas para reflexionar en el día de la donación de órganos
sábado 04 de junio de 2022

Con inspiración en el Día de la donación de órganos que se conmemoró este 30 de mayo, recomendamos volver a ver dos películas que, si bien ya tienen sus años, podemos disfrutar y pueden ayudarnos a reflexionar acerca del sentido de la vida, la muerte y el acto de donar órganos. 

Escuchá todo:

Desde dos perspectivas muy diferentes frente a la misma temática, la película “21 Gramos” (2003) del mexicano Alejandro González Iñárritu y “Todo sobre mi madre” (Pedro Almodóvar, 1999), presentan historias de sufrimiento, vidas truncadas y amores desgarrados.

“21 gramos” es un drama que retrata la vida de tres personas que se entrecruzan a partir de una tragedia. Paul (Sean Penn) es un hombre que espera un trasplante de corazón con poco arraigo a la vida, mientras comparte sus días con una mujer que ya no ama. Un trágico accidente, en el que muere un hombre y sus dos hijas, hará que llegue el corazón para Paul quien, una vez recuperado, se acercará a la viuda (Naomi Watts) para conocerla, lo cual llevará a involucrarse por completo en su vida. La película muestra también se centra en Jack (Benicio Del Toro), el hombre responsable del accidente de tránsito, su calvario por la culpa y las consecuencias que debe pagar tanto a nivel penal, como en su entorno y por la familia afectada.

Uno de los elementos más llamativos de la película es su narrativa, construida a partir de flashbacks que son ubicados con poca distinción del tiempo actual, lo cual nos obliga a mantener la atención constante, así como involucrarnos de manera activa en el argumento. Asimismo, la manera de relatar la historia implica una resignificación de los hechos, vistos desde la perspectiva de cada una de las partes, dando cuenta de las diferentes formas en las que se puede transitar una misma situación.

Una historia trágica en la que los protagonistas tienen reacciones poco esperadas y alejadas de aquellas más idílicas o melosas que tratan la temática de la donación de órganos. Una película que nos interpela e invita a cuestionarnos sobre el sentido de la vida y la muerte.

Desde una mirada más luminosa, sin dejar de lado el dolor y la tragedia, se ubica “Todo sobre mi madre”, una de las películas más renombradas y conocidas del prolífico Almodóvar. Con su sello de autor, la película nos muestra a Manuela (Cecilia Roth), una mujer adulta, madre soltera de Esteban, su hijo adolescente. Luego de ver la obra de teatro “Un tranvía llamado deseo”, madre e hijo esperan a la actriz principal para pedir su autógrafo pero, en esa espera y búsqueda, Esteban será víctima de un accidente en el que perderá la vida. Casualmente, Manuela es una enfermera que trabaja en una clínica en la que hacen trasplantes, por lo que conoce del tema y decide donar los órganos de su hijo quien, de ésta y de muchas otras maneras, mantendrá su presencia a lo largo de toda la película.

Como en muchas historias de Almodóvar y, siguiendo el estilo de “Un tranvía…”, la película es contada en tono de melodrama, sin caer en la tragedia ni morbo. Al igual que en casi todas sus creaciones, el manchego nos muestra el camino de Manuela para reconstruirse sin dejar el recuerdo de su hijo, buscando formar una nueva familia con lazos atípicos. Una nueva comunidad de personas que necesitan cariño y cuidado es la que se va gestando en torno a la protagonista, que se aferra a la vida y al amor, sin negar el dolor que le provoca la pérdida de su hijo.

Ambas películas se destacan no solo por sus historias y el modo en el que son contadas, sino por la excelente calidad cinematográfica, a pesar de tener dos estilos muy distintos marcados por sus directores.

Temas de esta nota

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias