martes 27 de febrero de 2024
18.9ºc Bariloche

Estatua de Roca en el Centro Cívico: Referente del PRO pidió "coherencia" al intendente

Por Sergio Capozzi

Estatua de Roca en el Centro Cívico: Referente del PRO pidió "coherencia" al intendente
lunes 03 de abril de 2023

El 17 de marzo de 1940 fue inaugurado el famoso Centro Cívico, icono inconfundible, de la Ciudad de San Carlos de Bariloche, punto de encuentro de millones de turistas y orgullo de generaciones de barilochenses y argentinos todos. Seguramente cientos de millones de fotografías y videos han reproducidos sus hermosos detalles.

En el año 1987, por resolución Nro. 325 de la Secretaría de Cultura de la Nación el conjunto arquitectónico fue declarado Monumento Nacional y Lugar Histórico. Doce años más tarde, mediante la ley 25.168 se dispuso su transferencia a favor del municipio a título gratuito con la obligación de mantener su condición. No se hizo ninguna excepción: “todo lo allí plantado integra el conjunto e impone la obligación de no alterarlo salvo para su conservación. Precisamente el artículo 3 de la ley dice que municipalidad deberá conservar y preservar a perpetuidad, tanto en su aspecto exterior como interior; los edificios así como los terrenos y plazas que integran el Centro Cívico, respetando a los efectos de su nuevo uso y destino, las características del diseño arquitectónico y paisajístico; no pudiendo, en consecuencia, realizarse obras, acciones, innovaciones o mejoras individuales o de conjunto que afecten o alteren su concepción, materialización y aspecto original. En caso contrario, deberá restituirse este conjunto monumental al Estado nacional.”

Años más tarde, el Concejo deliberante de la ciudad dispuso que también fuera declarado Monumento Histórico Municipal y una senadora llegó a proponer que se convirtiera en Patrimonio de la Humanidad.

Cuando todos estos reconocimientos ocurrieron, ya se podía ver en el medio de la plaza del Centro Cívico la estatua ecuestre del General Julio Argentino Roca. Creo innecesario hacer un racconto sobre la vida de éste, dos veces presidente de la Nación, al cual muchos consideran el padre de la Patria Moderna. Basta señalar que a él le debemos la educación obligatoria, gratuita y laica, la promulgación de los códigos, el tendido de miles de kilómetros de la red ferroviaria, una economía pujante que llevó al país a ubicarse quinto en el concierto mundial y sobre todo, la fijación de los límites con los países vecinos. Sus detractores lo acusan de genocida, ignorando que cuando se realizó la campaña al desierto, él no ejercía la presidencia de la Nación (Nicolás Avellaneda) y que, conforme surge de los archivos, en esa campaña, Roca no mató ni a un solo indio.

Esta semana, el intendente municipal ingeniero Gustavo Gennuso, acusó de “cobardes” a los concejales que se opusieron a la creación del escalafón municipal.  No fue el único exabrupto en que incurrió el alcalde de la ciudad: palabras más palabras menos dijo que quizá se retornaría al proyecto original de la plaza, donde la figura de Roca no era de la partida. 

A pocos meses de terminar su mandato, el señor intendente trae a la palestra un tema que a todas luces excede sus facultades. Él es un administrador, un representante del pueblo de la ciudad y como tal su misión principal es la conservación de los bienes del Estado municipal y el Centro Cívico es uno de ellos, tal vez el más importante. Claro está que la gestión del señor Gennuso no se ha destacado por su calidad y eficiencia, basta recordar la calle Mitre repavimentada varias veces, la falta de veredas, el desastroso transporte público, la ausencia de seguridad, el haber consentido la entrega de tierras públicas a comunidades irregulares y, casualmente, el lamentable abandono en el cual se encuentra el  Centro Cívico, vandalizado una y otra vez sin que desde la Municipalidad se haga algo por preservar el legado recibido y confiado a su gobierno tan solo por unos años.

El domingo 2 de abril, el señor Intendente participará del izamiento de la Bandera Nacional. Seguramente dirigirá unas palabras a los vecinos reunidos en el mismísimo Centro Cívico y en su discurso recordará a los Héroes de Malvinas.

Coherencia señor Intendente: de no haber sido por prohombres como Avellaneda y Roca, no se habría realizado la gesta de Malvinas, no lo rodearían veteranos de esa guerra y usted, particularmente, no sería intendente o tal vez sí, pero de un pueblo chileno, porque esta hermosa ciudad no existiría y la Patagonia no sería parte esencial de la República Argentina. Cuando mire a los ojos a los soldados recuerde que son herederos del coraje y patriotismo que Roca les lego.

Reflexione señor Intendente, antes de dejar su cargo el mes de diciembre, tenga la hidalguía de recibir a sus vecinos que hoy son asediados por personas que desconocen a las instituciones de la Nación, entre ellas, la que usted conduce. 

Que el pueblo lo recuerde de la mejor manera y no como alguien que no estuvo a la altura de su investidura. 

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias