martes 27 de febrero de 2024
18.9ºc Bariloche

EL CINE SEGÚN SÁNCHEZ

Finales con despedidas en el cine

Finales con despedidas en el cine
domingo 31 de diciembre de 2023

Termina un año muy particular en el que me toca despedirme de una columna en el programa de radio que me dio un espacio para hablar de cine como una herramienta para la reflexión y el debate, con verdadera libertad, la misma que tuve siempre en Bariloche Opina

Escuchá mi última columna en Ideas Circulares

En este marco, tenemos la oportunidad de recordar las mejores despedidas del cine. Algunas con tono nostálgico y la mayoría para emocionarse sin quedar desgarrados/as. 

El clásico de los 80s Stand by me/Cuenta conmigo está disponible en Netflix desde hace poco y vale la pena verla o volver a verla con amigos, solos/as o en familia. Una historia de aventuras y amistad con el cariño y fortaleza propias de esa edad. Cuatro amigos que están pasando de la primaria a la secundaria, comparten un fin de semana buscando a un muchacho que desapareció unas semanas atrás. Lo hacen de manera simple, cargando unas bolsas de dormir, poca comida y algo de miedo a lo que pueden encontrar en el camino. La película cierra con una despedida emotiva que simula un “hasta luego” entre cuatro personas que quizás ya no se vuelvan a ver en el futuro, pero que saben que van a atesorar para siempre. 

Otra película (y quizás saga) para ver en familia es Toy Story. Sus personajes tienen un desarrollo maravillosamente contado a lo largo de la saga y en las tres primeras de ellas siempre hay aventuras que enganchan. En la tercera entrega,el dueño de los juguetes que son protagonistas de la historia quiere regalarlos a una niña antes de irse a la universidad. Es el momento en que los juguetes que lo acompañaron durante toda su niñez van a continuar su aventura con alguien más. Ante esto, él va describiendo las cualidades de cada uno de ellos a medida que los despide. Una de las escenas más emblemáticas del cine de animación que emociona hasta las lágrimas a niños/as y adultos/as. 

Si de escenas icónicas hablamos, no podemos obviar a Cinema Paradiso, el clásico del cine que habla del cine. Totó vive en un pueblito de Italia en el que la única atracción son las películas que pasan en el cine local. Allí asiste toda la comunidad semanalmente, pero Totó las mira desde la sala de proyección junto a Alfredo, el proyeccionista. Al crecer, el protagonista se va del pueblo y su amigo Alfredo le dice que no vuelva nunca al pueblo: busca algo que te guste, y hagas lo que hagas, ámalo; como amabas la cabina del Cinema Paradiso cuando eras niño. La lección queda en Totó y la usa para convertirse en director de cine. El final de esta película es de las más recordadas, reproducidas y referenciadas en la historia del cine. 

Dejo para el final de los finales una película argentina que no me canso de recomendar: Las buenas intenciones, disponible en la plataforma pública y gratuita www.cine.ar . Amanda es una niña de 12 años que vive con sus hermanos por momentos con su mamá y por otros con su papá, ya que están separados hace años. El difícil contexto económico y social de fines de los 90s, debido a las políticas neoliberales, obligan a su mamá a irse del país buscando trabajo. La protagonista se debate entre quedarse con su papá, un hombre cariñoso pero con poco sentido de la responsabilidad, a quien ella adora, o mudarse con su mamá y hermanos más chicos. La película es una maravillosa combinación entre ternura, comicidad y profundidad contada de una manera amena con actuaciones reveladoras. El final es emotivo y real. Una película que nos recuerda que hay que defender esta industria nacional que genera muchísimas fuentes de trabajo y que es parte de nuestra cultura.

¿Qué te genera esta noticia?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me indigna 0%
Me da tristeza 0%
Te puede interesar
Últimas noticias