Seguinos en las redes sociales!
La presidenta brasileña Dilma Rousseff dijo hoy que su gobierno presentará un proyecto de ley que prevé sanciones más rigurosas para los responsables de actos de violencia y de vandalismo en las protestas populares, especialmente si son ejercidos por personas enmascaradas.
Rousseff propondrá una ley para sancionar la violencia en las manifestaciones
19/02/2014

Rousseff propondrá una ley para sancionar la violencia en las manifestaciones

"Estamos trabajando en una legislación para cohibir toda forma de violencia en las manifestaciones, que ya provocaron la muerte de un padre de familia", afirmó la mandataria en una entrevista a una radio del estado de Alagoas en la que hizo referencia al camarógrafo de televisión que murió este mes en una protesta.

"Defiendo toda y cualquier forma de manifestación democrática. Demócratas son aquellos que ejercen pacíficamente su derecho y libertad de exigir cambios. Son demócratas quienes luchan por más calidad de vida, la gran mayoría de los manifestantes", dijo.

Agregó: "Repudio el uso de la violencia en manifestaciones y considero inadmisible actos de vandalismo, violencia... personas que esconden el rostro no son demócratas", afirmó, reprodujo EFE.

La mandataria no aclaró si el proyecto de ley prohibirá el uso de máscaras en las manifestaciones, lo que es defendido por algunos sectores del Gobierno y por la Policía, pero dejó entrever que podrá ser considerado un agravante en casos de violencia o vandalismo en las protestas.

"Es necesario reforzar la ley y aplicar la Constitución, que garantiza la libertad de manifestación, de pensamiento y garantiza todas las libertades, pero veta el anonimato", afirmó.

Dilma agregó que también se está elaborando "un protocolo de actuación común para la Policía en todo el país en las manifestaciones", el cual "ha sido discutido con los secretarios regionales de seguridad y con los comandantes de Policía de todos los estados de Brasil".

En los últimos meses se registraron en Brasil manifestaciones contra el Mundial de fútbol que el país organizará en junio y julio próximos, para cuando están previstas nuevas y masivas movilizaciones.

Además, millones de brasileños salieron a las calles desde junio pasado en una ola inédita de protestas para reivindicar mejores condiciones de salud y educación y para condenar la corrupción.

El anuncio de un proyecto de ley para impedir la violencia en las manifestaciones se conoce dos semanas después de los incidentes en una protesta en Río de Janeiro, que provocaron la muerte del camarógrafo de la cadena de TV Band Santiago Andrade.

El trabajador fue golpeado en la cabeza por una bengala lanzada por dos manifestantes en una protesta contra el alza de las tarifas de colectivos en Río de Janeiro.

Dejar un comentario