Seguinos en las redes sociales!
Una manera de potenciar la calidad de nuestra alimentación es incluir ciertos alimentos a la dieta. El consumo de comida cruda y viva es muy recomendable, siendo los germinados su máximo exponente. Soluciones naturales con Piki de la Torre.
Germinación y cultivo casero de brotes comestibles
01/12/2018

Germinación y cultivo casero de brotes comestibles

Una manera de potenciar la calidad de nuestra alimentación es incluir ciertos alimentos a la dieta. El consumo de comida cruda y viva es muy recomendable, siendo los germinados su máximo exponente.

Los brotes son una excelente fuente de energía vital, esencial para el buen desempeño de nuestro organismo. La energía vital se obtiene de manera directa del reino vegetal, ya que son quienes convierten la energía del Sol, a través de la fotosíntesis, en alimento.

Una ración de germinados a diario nos brinda máxima vitalidad, pudiendo adicionarlos en ensaladas, sopas, sándwiches, salsas e incluso en postres. ¡El cielo es el limite!

Los brotes germinados son alimentos vivos frescos que nos proveen grandes cantidades de enzimas, minerales, oligoelementos, vitaminas y proteínas. Además, poseen propiedades desintoxicantes, son regenerativos y revitalizantes, propiedades que contienen todas las plantas en su proceso de germinación.

También contienen hormonas que nos ayudan durante periodos críticos como el crecimiento, la convalecencia, fatiga intelectual y estados depresivos, entre otros.

Para su preparado necesitamos frascos de vidrio de diferentes tamaños con boca ancha, limpios y esterilizados, para esto se pueden hervir en agua y alcohol. Un plato germinador en algunos casos, es ideal para las semillas más pequeñas, tela de tul cortado en cuadrados y gomitas de librería para sostenerlos.

Se pueden germinar semillas, legumbres y algunos frutos secos. Las semillas que germinemos deben ser de origen orgánico, principalmente por su calidad nutricional y germinativa. Las ideales son alfalfa, brócoli, cebada, ciboulette, lentejas, mostazas, legumbres, puerro, hinojo, apio, quinoa, tréboles, soja, zanahoria, girasol, trigo, maíz, pimienta, zapallo, fenogreco y rabanito entre otras.

Las de mostaza y rabanito son bactericidas naturales, por ejemplo.

Se deben descartar las semillas que estén feas, rotas, descascaradas, oscuras o claras, según la especie.

No se deben germinar semillas de Solanáceas, familia de las berenjenas, tomates y ajíes, ya que son tóxicos. De igual manera que no se consumen sus flores ni sus hojas.

Debemos colocar en cada frasco, 1/4 de su capacidad de semillas y otros 2/4 de agua potable. Se deja en remojo de 2 a 3 hs, al cabo de este tiempo, las que flotan deben ser retiradas ya que no sirven.

Se coloca el tul en la boca del frasco, se ajusta con la gomita y lo escurrimos bien, dejándolo en ángulo de 45 grados. Se le da un golecito seco en la base del frasco para hacer caer las semillas y se enjuaga bajo la canilla en agua fría tantas veces como sea necesario, hasta que salga limpia. Este procedimiento es para que no se formen hongos ni proliferen bacterias.

Es ideal enjuagar de 2 a 3 veces por día y dejar escurriendo a 45 grados, a la luz no directa del sol ni cerca de fuentes de calor. Si en alguno de los enjuagues el agua sale blanquecina es que se echo a perder, se debe descartar y volver a empezar, sin dudarlo, hasta q le tomes la mano.

Primero veremos cómo se inchan, se abren, asoma la raíz, sus hojitas se abren de la yema germinativa y enseguida aparecen los cotiledones, los cuales toman altura y crecen hasta su consumo.

Comienzan a germinar de 2 a 8/10 días según la variedad utilizada. Una vez brotado se colocan a la luz solar y se sigue enjuagando diariamente hasta que alcanzan los 2 a 3 cm de altura. Si hiciera mucho calor se las puede enviar a la heladera para que sigan creciendo.

Lo pueden consumir desde niños hasta abuelos. Son ideales para el sistema inmune, aparato respiratorio e intestinal, mejorando la digestión. Son buen preventivo para el cáncer y en caso de estar recibiendo quimioterapia, refuerzan las defensas. ¡Ojo! Algunas variedades de brotes son contraindicadas en casos de Lupus.

Además, se puede complementar teniendo plantas en el jardín ó en macetas como apio, acelga, perejil, tomates, ciboulette, menta y flores comestibles, para agregar fresco a las comidas a diario, pero este tema lo dejamos para otra entrada.

Que lo disfruten y a comer con conciencia.

Piki de la Torre.

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Estoy de acuerdo
    %
  • No comparto esta opinión
    %
  • Coincido en parte
    %

Presentan “La vida y la tierra”, una serie web sobre la importancia de la biodiversidad

El lanzamiento será el próximo miércoles en la Sede Andina de la UNRN. Trata sobre el impacto ambiental negativo que tienen ciertas formas convencionales de agricultura y ganadería, llevando a una dramática reducción de la biodiversidad en el mundo.