Seguinos en las redes sociales!
El Concejal Marcelo Casas de el bloque Frente de Todos y miembro del Directorio del Mercado Comunitario responde a las declaraciones del Intendente Gennuso.
26/08/2020

El concejal Casas respondió a las declaraciones del intendente sobre el Mercado Comunitario

A raiz de las declaraciones acerca de el mercado Comunitario del Intendente Gennuso se hace necesario recordar algunas cosas y aclarar otras.

En primer instancia, el intendente habla de “ reformularlo, repensarlo” para que se adapte a las necesidades de la comunidad. Ahora bien, para repensar algo, primero hay que haberlo puesto en práctica. Por eso debemos recordarle al Intendente que el Mercado fue “pensado” y puesto en marcha por mucha gente de las organizaciones civiles y de las instituciones del estado, que trabajó para que sucediera, que existe una ordenanza que lo contiene y que avanzó exitosamente hasta que su gestión decidió los cambios que lo llevaron a donde hoy está.

Antes que “ repensar” hubiera sido importante implementar las políticas públicas correspondientes a cumplir con el objetivo para los que el Mercado fue creado y para los que la Nación y el Municipio en su momento, pusieron los recursos financieros y humanos que lo materializaron.

Estos objetivos eran, entre otros, responder a determinadas necesidades de la comunidad, tales como favorecer la comercialización de la producción local y abastecer a la comunidad en su conjunto ( no, omitiendo a los barrios populares sino teniéndolos especialmente en cuenta ) de alimentos de la canasta básica, opciones saludables y de productores regionales, a precio justo y solidario. Objetivos que debieron ser no sólo sostenidos si no potenciados durante el actual contexto de pandemia.

¿Es esa la lógica que el Intendente cree que no se adapta a las necesidades de la ciudad ? Es difícil creerlo. Lo que sí es cierto es que la lógica “ actual” del Mercado, la que su gestión le imprimió, no se adapta a los fines para los que se llevó adelante este proyecto, que no es una empresa, ni un supermercado mayorista, ni necesita ser competitivo ya que se trata de una política de estado dedicada a brindar un servicio esencial en beneficio del pueblo.

Además de ésto el intendente declara que “es un lugar que el municipio sostiene , mantiene y subsidia” pero que “quienes allí trabajan no son empleados municipales, sino que el mercado se maneja por un ente”. Genera con esto una gran confusión. Sabrá él por qué lo hace. Para empezar estamos hablando del Mercado Comunitario MUNICIPAL. El “ ente “ del que habla el intendente como si se tratara de algo extraterrestre, tiene un directorio donde el oficialismo ejerce mayoría, con tres actores del ejecutivo, un concejal y el voto del desempate.

Y nunca se pudo corroborar que el municipio “ subsidie” al EMCO ( el “ente” del que habla Gennuso), el EMCO no tiene un presupuesto asignado por el municipio, en cambio si lo tiene el EAMCEC, que es el ente que se encarga de
“ supervisar” la concesión del Cerro Catedral y subsidios tiene MIBUS, además de la concesión. Mientras tanto del Mercado Comunitario se espera que “ dé ganancias”y se autosustente.

Que el “ ente “ no participa, como dice el Intendente, es algo de lo que el ejecutivo tendrá que hacerse cargo, ya que es parte integrante, mayoritaria y sobre quien recae el deber de convocar, cosa que hace arbitrariamente, en una medida ínfima y obviando llamar a las organizaciones representantes del CPA ( Consejo Participativo Asesor del Mercado) Así tampoco, durante su primer mandato ni ahora, se ha logrado que el Ejecutivo informe con documentación respaldatoria como ha administrado los fondos, los gastos que ha elegido hacer ni como ha acumulado las deudas que dice tener.

Este año sólo se convocó a una reunión de directorio en febrero. Lo primero a resaltar fue que el ejecutivo llamó a dos personas para simular la presencia de las organizaciones y que estas personas no tenían mandato, una de ellas incluso era un fabricante particular, que como tal, ni siquiera podía ser parte del CPA. Puesto ésto en evidencia, me comprometí a convocar a las organizaciones para que designaran sus representantes y se empezara a trabajar un propuesta de rescate del Mercado, ya que ahí mismo se nos había informado la intención de “ cambiarle la lógica” y hacer un acuerdo con la Provincia, utilizar las instalaciones para el acopio de productos de un programa provincial y hacerle la logistica para su distribución.

También se nos manifestó que se había “ pensado” a donde reubicar a los trabajadores. Aquí también es necesario recordar que algunos de ellos Sí son municipales y que aunque los otros no lo sean igualmente son trabajadores que se han puesto al hombro el proyecto y lo han sostenido hasta ahora. Por otra parte respecto a los productores locales se había “repensado” darles un lugar para feria ( cosa que ya tienen, como feria Franca, que también es una política pública)

Convocadas las organizaciones y enteradas de la situación inmediatamente eligieron representantes y se dispusieron a trabajar con el fin de volver a infundirle vida al Mercado , que en ese momento estaba vacío tal como constaté en ese momento y como ilustran las fotos que acompañan mis palabras.

Le informé al Ejecutivo Municipal de la designación de estos referentes para que volviera a convocar al Directorio, ahora sí, con legítima participación y ante los nombres propuestos, opusieron que no estaban articulando con el Mercado, cosa que por un lado es una libre interpretación de la ordenanza y por otro es imposible de cumplir dada la situación agónica del mercado. Para constatar ésto solicité un listado de las organizaciones que sí estaban articulando y finalmente se me envió una lista conformada en un 98% por personas particulares, cosa que confirmó el desinterés del ejecutivo en la participación de las organizaciones o su interés en que no participaran y en desmantelar el funcionamiento del EMCO.

Amparados luego, en el contexto de cuarentena, no volvieron a convocar al Directorio y obviamente siguieron avanzando en su idea a espaldas de las organizaciones que deberían dan contenido al Mercado.

Quiero aclarar que en la reunión que tuvimos el ejecutivo municipal, éste manifestó que “ La lógica “ del mercado ( la de la ordenanza) no le parecía viable, que ellos pensaban que se podía favorecer a los productores permitiendoles vender caro a un público de clase media con una lógica de feria, agregándole algunas atracciones turísticas pero que el abastecimiento a precio justo y solidario a los sectores populares era una cuestión de desarrollo social, que repartía bolsosones de mercadería. Creen ellos que la gente común, los sectores populares, los pobres, no tienen interés ni derecho respecto a la calidad de su alimentación. Con esa misma mirada se tomó la decisión durante la primera gestión de Gennuso de trasladar el Mercado a un lugar dónde difícilmente pueda ir a comprar alguien que no tenga vehículo.

No entiende el Ejecutivo que el Mercado Comunitario Municipal es para la gente y no para el turista o sólo el vecino que puede pagar caro. Es una política pública que responde a un derecho. Derecho que hoy más que nunca tiene vigencia.

Si los productores le parecen pocos al intendente debería pensar como potenciar la actividad. Debería pensar en el uso de la tierra y recordar que la región es amplia. No hace falta que provengan de los alrededores del Centro Cívico.

Si sus productos le parecen gourmet y caros, debería pensar en formas de gestionar financiamiento y apoyo para que resulten asequibles, y así toda la población pueda acceder a la calidad en su alimentación.

Sr Intendente, no hace falta ser gourmet para saber que un huevo casero es mejor que uno comercial, que una acelga de la agricultura familiar es mejor que una contaminada. Nuestro deber como actores del estado es encontrar como achicar las distancias entre los vecinos de los barrios y la comida que todos nos merecemos. Piense sobre eso. Escuche a las organizaciones.

Porque si no favorecemos las economías regionales, los productores familiares, los microemprendedores, la economía social y aceptamos que el rol del estado es acercar estos productos a los consumidores, garantizar que todos los vecinos puedan acceder y no respetamos los mecanismos de participación en dónde los verdaderos destinatarios de las políticas expresen sus necesidades, no estaremos “repensando” ninguna lógica, sino avasallando derechos del pueblo en pos de los favorecidos de siempre. Lo invito a repensar sobre eso.

Concejal Marcelo Casas – Frente de Todos

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me interesa
    0%
  • No me interesa
    0%
  • Me indigna
    100%