martes 27 de febrero de 2024
18.9ºc Bariloche

"Laika", el primer ser vivo en orbita y su inútil sacrificio

Presa del estrés con sus lecturas cardíacas triplicadas, una falla en el control térmico de la nave terminaría por matarla. El pasado 3 de noviembre se cumplieron 63 años de la "proeza Soviética" de "Laika en el espacio".

"Laika", el primer ser vivo en orbita y su inútil sacrificio
lunes 07 de diciembre de 2020

En 1957 la URRS ponía en órbita el primer ser vivo. Para el mundo una perrita Soviética llamada "Laika" sacrificaría su vida para que su país avanzara en la carrera espacial.

"Ella murió como una heroína y fue eutanasiada con su ración de comida luego de algunos dias”. Esa fue la versión oficial que duró hasta principios de este nuevo milenio. En realidad la historia fue muy diferente, ya que "Kudryavka" como se llamaba al principio, murió entre 5 y 7 horas después del despegue.

Presa del estrés con sus lecturas cardíacas triplicadas y una falla en el control térmico de la nave terminaría por matarla. El pasado 3 de noviembre se cumplieron 63 años de la "proeza soviética" de "Laika en el espacio".

Para otros se han cumplido 63 años de uno de los peores casos de maltrato animal, por no decir el más cobarde en pos de la ciencia. ¿Habrá algo más cobarde y nefasto que enviar un mamífero sintiente a morir en órbita dentro de una cápsula espacial?

"Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No debimos haberlo hecho., ni siquiera aprendimos lo suficiente de esta misión como para justificar la perdida del animal”, sostuvo Oleg Gazenko, uno de los jefes del proyecto espacial soviético.

Gazenko hace referencia a que un animal en órbita que duró tan solo algunas horas con vida, poco aportó al proyecto, ya que la idea fue que permaneciera orbitando alrededor del planeta por algunos días, para estudiar finalmente los efectos en los seres vivos. De esta manera se podría comprobar en "teoría" si era  viable enviar un ser humano al espacio.

La historia de Laika es muy conocida a nivel mundial. Ella fue la más famosa pero no la única. También tuvimos el primer astronauta argentino llamado "Juan", un mono cai que realizó un vuelo balístico (sub orbital) en nuestro país. Pero esa es otra historia.

La Guerra Fría, el comunismo Soviético y la necesidad de la URSS de demostrar todo aquello que dice Joan Manuel Serrat en su canción (Nada Personal), era imperativo frente al mundo y por supuesto frente a su rival de toda la vida: Estados Unidos.

Corría el año de 1957 y tras el éxito del lanzamiento del Sputnik 1, el líder Soviético Nikita Jushchov solicitó que se envíe un segundo satélite artificial al espacio para el día del cuadragésimo aniversario de la Revolución Bolchevique, el día 7 de noviembre.

Fue así como comenzó la construcción del Sputnik 2, una nave diseñada para llevar un ser vivo fuera de la órbita terrestre. Esto era algo que los científicos venían planeando desde 1951, y pensaron que para 1958 podrían poner un ser vivo en órbita, finalmente terminaron haciéndolo un año antes.

"Kudryavka" (Laika) vagaba por las calles de Moscú cuando fue capturada. Los científicos rusos pensaron que un animal en situación de calle luchando por sobrevivir, sería ideal para el proyecto "Sputnik 2" debido a la resistencia y a la habilidad para adaptarse.

Efectivamente así fue. "Laika, Mushka y Albina" fueron las candidatas seleccionadas. Sin embargo Laika se adaptó de manera inmediata a los ruidos fuertes, al confinamiento dentro de un espacio reducido por varios dias, a girar dentro de una máquina centrífuga y sobre todo a comer una gelatina rica en proteínas que usaría de alimento durante sus días en el espacio.

El nombre Laika significa "ladradora" o la que ladra, esto fue debido a la locura del entrenamiento ya que cuando ella entraba a la sala de pruebas comenzaba a ladrar. Si a usted le molesta una bocina o una explosión ¿puede imaginarse lo que sintió ella?

La cápsula jamás fue diseñada para recuperarse, no había tiempo; se acercaba el aniversario de la revolución y había que mostrarle al mundo el poder soviético. Hubiese sido un gran avance científico diseñar el módulo para que sea recuperable.

El domingo 3 de noviembre de 1957 a las 19:12 (hora de Moscú ) desde el cosmódromo Baikonur en Kazajistán "Laika" se despedía de la tierra para siempre.

En este mismo cosmódromo en 1961 "Yuri Gagarin" se convertiría en el primer ser humano que llegaría al espacio.

Antes de la puesta en marcha del "Sputnik 2" el científico Vladimir Yazdovsky llevó a la perra a su casa para que jugara con sus hijos. Una manera de calmar la conciencia y de lavar culpas, pero al menos lo hizo.

Las "sociedades protectoras" de animales a nivel mundial poco pudieron hacer al respecto, y en la Unión Soviética tampoco se pudo hacer nada. Había que apoyar la causa y nada debía ser cuestionado.

Estados Unidos también manifestó su apoyo en la misión, aunque de esta manera la URSS ganaría la carrera espacial frente al mundo.

No se podía cuestionar la autoridad o la decisión, ni siquiera por parte de la comunidad científica en un país en donde existió un dictador como "Josef Stalin" quien había condenado a millones de ucranianos de morir de hambre (Holodomor).

Las protestas en el mundo se extendieron incluso frente a las embajadas soviéticas, otros se manifestaron frente a la ONU en la ciudad de New York. La "Liga Nacional de defensa canina" del "Reino Unido" pidió que todos los dueños de perros guardaran un minuto de silencio por Laika. Todo esto mucho antes de que se supiera que ella no regresaría a la tierra. Recién después de la caída del régimen soviético el científico Oleg Gazenko expresó públicamente su pesar por permitir que Laika muriese.

Pero no se engañe, Estados Unidos y Rusia son iguales. Uno admite sus barbaridades y el otro las justifica. No hay diferencias, sugiero escuchar la canción "Rusos" de Sting. Ahí se dará cuenta de muchas cosas.

Posteriormente a Laika, muchos animales otros fueron lanzados al espacio  y recuperados con éxito. El caso más famoso fue el de "Belka y Strelka" en 1960, dos perritas que lograron volver a salvo luego de estar en órbita menos de 48 horas. Heroínas soviéticas, así se las considero junto a Laika .

Pero en algunos casos los animales morían al regresar y en otros mucho peores como es el caso de "Mushka" en 1960 (ex compañera de Laika) quien lograría regresar a salvo junto a otros animales y plantas, pero por desgracia la cápsula cayó en un lugar fuera del control soviético, por lo que se decidió hacerla detonar para que no caiga en manos de otros países. Obviamente todos los animales murieron.

Cultura popular y homenajes
Laika siempre se mantuvo dentro de la cultura popular. Hubo juguetes, chocolates, estampillas y hasta una marca de cigarrilos. Por supuesto que también existieron animaciones, libros e historietas como en el caso de "Flash Gordon" que contaban acerca del rescate de Laika realizado por una raza alienígena con aspecto de perros. Incluso algunos grupos musicales del mundo también le rindieron homenaje como es el caso de la canción hecha por el grupo español "Mecano".

En Rusia existen monumentos en honor a Laika. El más reconocido es el de "los conquistadores del espacio" construido a mediados de la década del 60, en donde se ven todos los protagonistas de la "Carrera espacial Soviética” incluida ella .


En  2008 se inauguró un nuevo monumento en honor a la perra, la cual es sostenida por una mano que en su base tiene forma de cohete.

La experimentación animal hoy continúa, y como hemos mencionado en otros artículos seguimos maltratando animales con fines científicos. Los intereses mundiales continúan defendiendo estas prácticas lógicamente por que es un negocio.

"No tiene sentido experimentar con un animal para ver cómo reacciona su cuerpo si en realidad necesitamos saber como reaccionaria un cuerpo humano”.

Hoy la palabra "Sputnik" está más vigente que nunca y tiene como protagonistas a los humanos con quienes se está experimentando. Increíblemente irónico.

 

Por David Telmo

Te puede interesar
Últimas noticias